fbpx
Consejos para ir a San Juan de Gazterlugatxe
Viajes

Viajar al País Vasco. Como no perderte nada en 3 días.

Hola family! un Miércoles mas por aquí.
Algo que le digo a todo el mundo es que siempre que pueda explore y visite lugares nuevos, para mi esto es algo básico para ser felices y salir de la monotonía, y aun que no siempre se puede económicamente hablando, hay que intentar salir a ver cosas nuevas aun que sea a la ciudad de al lado.

Esta vez Manuel y yo teníamos pocos días, 4 en concreto, así que decidimos no volar y aprovechar viajar al Pais Vasco, algo que llevábamos mucho tiempo queriendo hacer y que desde luego ha sido una elección estupenda.
Si quieres saber que hicimos permanece muy atento. ¿Nos acompañas en nuestro viaje?

Bilbao, San Juan de Gazterlugatxe y Vitoria. Que hacer en 3 días.

Salimos hacia Bilbao el miércoles por la noche, pero dormimos a mitad de camino, para que no se hiciera tan pesando.
Madrugamos como unos campeones y sobre las 11 de la mañana ya estábamos en el hotel. Como el hotel estaba en pleno casco antiguo decidimos patearnos la ciudad como a nosotros nos gusta.

Sorprendentemente nos hizo unos dias de calor asombrosos para ser finales de noviembre, de hecho tuve que entrar a comprarme unas camisetas de manga corta porque en mi maleta solo llevaba los jerseys mas gorditos que había encontrado en mi armario…lo lógico era que hiciese un frío del carajo pero no!

Cruzando el Río

Lo primero que hicimos al salir del hotel fue ir hasta el río y cruzar por uno de sus numerosos puentes, estuvimos haciendo muchísimas fotos por esa zona para el post de los looks básicos con un toque cañero.

Las 7 Calles de Bilbao

Como su nombre indica son 7 calles llenas de gente, comercios, museos, mil tabernas con pinchos que rodean la barra ( del tema de los pinchos hablaremos más adelante porque algunos son una pasada), pero si que hay que destacar que cada taberna tenía su encanto especial.
También hicimos unas cuantas fotos por la zona la catedral de Santiago, que si bien no somos muy religiosos nos encanta la arquitectura de casi todos los templos.

Saliendo hacia la zona del río pasamos por el Teatro Arriaga y en la otra parte, también pegando al rio por el mercado de la Ribera.

Seguimos con nuestra rutina de gastar zapatos y fuimos andando hasta el Museo Guggenheim, algo que sin duda no puede faltar en un viaje a Bilbao.

Museo Guggenheim

Como habíamos desayunado tan temprano, fuimos a comer pronto y elegimos un lugar súper chulo justo al lado del museo Guggenheim, ideal para los amantes de la comida sana.
El restaurante se llama SUA SAN y he de decir que nos pusimos finos! Pedimos menú y probamos cosas tan ricas como lasaña vegetal, ensalada de aguacate y queso,con una salsa deliciosa y unos crepes de jamón y huevo….que madre mía!
Yo acabe hasta arriba pero Manuel si tuvo hueco para su brownie! Os lo recomiendo 100%, pero intentar reservar porque el lugar no es muy grande y se pone hasta arriba.

COMER EN BILBAO
Aprovechando que estábamos enfrente del museo nos acercamos a verlo y sobre todo a husmear y fotografiar todo su alrededor que sin duda no deja indiferente a nadie y tiene unas esculturas preciosas.
Entramos dentro del museo pero esta vez decidimos no pagar entrada ya que no teníamos mucho tiempo y queríamos ver todo Bilbao, además hacia un sol espectacular y lo que apetecía era pasear y pasear. Aprovechamos para echar muchísimas fotos por allí y descansar antes de retomar nuestra andadura.
Después fuimos a tomar un café y a ver la Gran vía, que como podéis imaginar en una calle súper grande llena de comercios y lugares de ocio.
No recuerdo el nombre, pero cerca tenéis una tienda gigante de Cactus , que si sois como yo, os enamorará.
Estábamos súper cansados así que decidimos no ir al hotel a ducharnos para salir otra vez a cenar porque sabíamos que sino no íbamos a salir del hotel de nuevo así que fuimos directamente de pinchos aprovechando que el hotel estaba cerca de las 7 calles. El lugar se llamaba Bilbao con B y la verdad que estaba bastante bien.

Los Pinchos de Bilbao

En Bilbao podéis comer y cenar en cualquier sitio estupendamente, pero si es verdad que quizás a los que somos de Andalucía y estamos acostumbrados a que nos pongan tapa , puede resultarnos algo “carete” el que nos cobren la caña con el pincho a 4€ o mas…Eso si, en la mayoría de los sitios los pinchos están muy elaborados y riquísimos, también hay que valorar eso y la variedad, ya que tienes para todos los gustos.

De todos los sitios de pinchos donde estuvimos el mejor sin lugar a duda fué Gore Toki. Está situado en una esquinita de la Plaza Nueva y tiene de todo, y cuando digo de todo es de todo, tienen un montón de pinchos de todos los estilos, fríos, calientes, raciones increibles, carnes a la piedra…mmmmm, cada vez que pasaba a nuestro lado un plato tenías que girar la cabeza porque se te iba sola. Recomendadísimo sobre todo su tortilla de patatas rellena , la cual te dejo una foto por aquí para que se te caiga la baba.

pinchos en Bilbao

Catedral de Begoña

Al día siguiente volvimos a madrugar, apretamos los cordones de las zapatillas y salimos a patear otra vez Bilbao, este vez buscando bonitas vistas de la ciudad. Y las encontramos!!!.

Pasando a través de las 7 calles y subiendo unas cuantas escaleras (muchísimas) y cuestas empinadas llegamos a la Catedral de Begoña, un sitio espectacular y precioso donde nos encontramos un pequeño mirador para poder contemplar la belleza de Bilbao. En otoño me pareció un lugar mágico con las hojas de los arboles amarillas en el suelo, con sus banquitos y sus miles de lugares para descansar de todo el alboroto diario.

Catedral de Begoña en otoño bilbao

Funicular de Artxanda

Si quieres ver las mejores vistas de la ciudad tendrás que buscar el Funicular de Artxanda. Nosotros fuimos andando desde la Catedral de Begoña a través del Parque Etxebarria, un enorme parque muy verde donde hay muchísima vida, me encantó ver este sitio en una ciudad así.

Tras informarme un poco he visto que tiene mucha historia detrás, bombardeos, inundaciones e incluso un tren se escapó con cuatro operarios dentro y acabó estrellándose en la estación de abajo. Por suerte no hubo ningún fallecido.

Una vez en el funicular y por el precio de 3 euros ida y vuelta (Que sin duda merecen muchísimo la pena) subimos al monte Artxanda, donde nos quedamos asombrados con las vistas de esta ciudad.

Nosotros subimos antes de comer y teníamos bastante prisa pero visitar este lugar tranquilamente al atardecer tiene que ser una maravilla, incluso subir con tu bocata y pasar la tarde tirado en el césped es una muy buena opción.

Las mejores vistas de Bilbao

San Juan de Gazterlugatxe

Si te gusta Juego de Tronos San Juan de Gazterlugatxe es una visita obligada si vas a Bilbao o estás cerca. Si no te gusta Juego de Tronos TAMBIÉN.

Nunca nos imaginamos que este sitio que parece sacado de un cuento nos fuese a gustar tanto, nos lo recomendaron, vimos alguna foto y dijimos…¿Por que no?

Para que no te pase como a nosotros que vamos a lo loco a todos sitios vamos a dar unos consejillos previos antes de que emprendas tu aventura:

  • Lleva buen calzado.
  • Lleva una buena cámara.
  • Lleva buenas piernas.
  • Y sobre todo, lleva AGUA!!!.

Al llegar al sitio, que está mas o menos a una hora de Bilbao nos recomiendan aparcar arriba y bajar unas escaleras hasta llegar al camino que baja hasta la ermita….y menudo caminito.

Ten en cuenta que no hay que pagar entrada para poder visitar el lugar, pero en temporada alta con muchos visitantes tendrás que sacar una entrada gratuita para no quedarte sin tu visita.

Nos dijeron que nos diéramos prisa ya que se nos iba a hacer de noche. Pero si eran las 5 de la tarde!!!, tenían razón. Mas o menos calcula que se tarde unos 40 minutos en llegar y un poco más en volver ya que subir la cuesta es bastante duro, por eso los consejos de antes.

Si has sobrevivido bajando el camino empedrado y has llegado abajo podrás disfrutar de uno de los mejores paisajes que he visto en mi vida, pero…todavía tienes que subir a la ermita.

Tras cruzar el famoso puente que nos une a la isla de Roca Dragón subimos un buen tramo de escaleras (Un muy buen tramo), disfrutamos de las vistas, hacemos fotos y llegamos arriba.

Una vez arriba descansamos, respiramos aire fresco y miramos alrededor y nos damos cuenta que estamos en uno de los sitios más bonitos de la tierra. Si tenéis un drone no dudes en echarlo a la mochila.

Descansa bien porque luego hay que subir… tomatelo con calma y no gastes el agua, en el bar de arriba nos cobraron 3 euros la botella…

Después de esta espectacular visita, fuimos al hotel a darnos una ducha y arreglarnos para ir a un taller de fotografía que había justo ese día.

Vitoria-Gasteiz

Al día siguiente y después de una hora de viaje más o menos llegamos a Vitoria, dejamos las maletas en el hotel y fuimos otra vez a patearnos la ciudad.

Directos al casco antiguo

Fuimos directos al casco antiguo de Vitoria, al que también llaman la almendra medieval por su forma, decidimos “dejar” el móvil un poco fuera de cobertura para ir andando sin más y disfrutar de las cosas conforme las encontrábamos.

El casco antiguo está lleno de calles preciosas y sobre todo de cuestas, pero no os asustéis, hay unas escaleras mecánicas que llegan hasta arriba. Se agradece la verdad.

En el casco antiguo de primeras vimos la muralla medieval y la Catedral de Santa María, una Catedral gótica que está en proceso de restauración y se puede visitar, nosotros la vimos solo desde fuera porque estábamos flojos de dinero y de tiempo pero tiene que ser una verdadera maravilla.

Otra cosa a destacar de esta ciudad es la calle de los murales, rincones llenos de preciosos colores y en la mayoría de los casos con mensajes llenos de significado. Sin duda si vas a Vitoria tienes que perderte por estas calles y aprovechar para hacer fotos muy interesantes.

Después de un rato andando fuimos a comer a un sitio llamado La Malquerida donde comimos muy muy bien y luego fuimos a tomar un café a la Plaza de la Virgen Blanca, donde nos tomamos nuestro cafecito al rico sol. Algo que nos sorprendió mucho y que a la vez nos gustó es que las calles estaban llenas de gente y que allí es normal estas de cañeo en la puerta de la calle sentados en el suelo y disfrutando de las conversaciones, a pesar del frío que ese día si se notaba bastante.

En la plaza que he mencionado antes desciende Celedón, el personaje que comienza las fiestas. En esta plaza también están las letras Vitoria-Gasteiz donde todo el mundo se hace las fotos, no busques más.

Para pasar el resto de la tarde dimos un paseo por la zona mas moderna llegando a la calle Eduardo Dato, donde se encuentra la zona de tiendas de la ciudad y donde aprovechamos para comprar nuestro décimo de Navidad y el riguroso imán para nuestra cocina.

ACABANDO NUESTRO VIAJE

Fuimos al hotel a darnos una ducha para salir de nuevo a cenar pero esta vez no teníamos ganas de pinchos, y decidimos investigar. Los bares estaban llenos a pesar de que simplemente eran las 21,30 de la noche pero callejeando encontramos un lugar que sin duda fue la mejor elección. Un bar-resturante, llamado COMEME, moderno lleno de pinchos pero con una carta que salía un poco de esto y donde probamos unos de los nachos mas ricos que hemos probado, y de esto tenemos ya carrera jeje.

Después de una espectacular cena y de un par de vinos nos fuimos a descansar y terminar nuestro viaje. Al día siguiente partimos hacia casa y a pesar de que teníamos unas horas, disfrutamos mucho del viaje porque los paisajes son una auténtica maravilla.

Pues hasta aquí uno de los viajes que mas nos ha sorprendido y que sin duda os recomendamos si o si!

Espero que os haya entretenido y que os sirva de ayuda en el futuro. Gracias por seguir un día mas con nosotros.

[lockercat]”Si algo bueno pasa, viajar para celebrar

Si algo malo pasa, viajar para olvidar

Si nada pasa, viajar para que pase

[/lockercat]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 62 = 63